El (otro) dilema de las redes sociales: monopolización del conocimiento y concentración económica

Tras "El dilema de las redes sociales", de Netflix, se ha vuelto vox populi que la adicción digital es resultado de cómo Google, Facebook y otras compañías procesan nuestros datos con algoritmos de inteligencia artificial que predicen y moldean nuestros comportamientos. Un análisis de la situación.

Aborto legal 2020

Personalidades de la política, la cultura, periodistas y militantes feministas firmaron una carta en el día de la Acción Global por el Acceso al Aborto legal y seguro. El texto y las adhesiones.

Democracia con pleno protagonismo popular

Las protestas que se repiten en distintos lugares del mundo, incluido nuestro país, tienen en común que se conjugan desde el delirio y el odio y que tienen un carácter destituyente y golpista, no en el sentido tradicional del golpe militar sino del desconocimiento de la ley y la democracia. Las premisas de las protestas desconocen las evidencias de la pandemia que afecta al común de la sociedad, tienen brotes neofascistas y preparan un tipo de orden autoritario delirante.

Reclamos por una vivienda digna

El terremoto de San Juan, en 1944, destruyó miles de viviendas al afectar al 10 por ciento de la población de esa provincia. La inmediata reacción estatal para la reconstrucción es un antecedente de la necesidad de planificación y de asignación de recursos para enfrentar la actual crisis habitacional, que se refleja en la decisión desesperada de familias en las tomas de tierras. 

Hacia la necesaria apropiación de las TICs para el desarrollo humano sustentable

Los profundos cambios estructurales que vive la humanidad, acelerados desde el advenimiento del siglo XXI y exacerbados con el excepcional momento histórico que representa la pandemia de la Covid-19, han causado un impacto en las Ciencias Sociales que muchos autores llaman ruptura epistemológica, coincidiendo en líneas generales en el agotamiento de la modernidad como causa de la misma.

Odio las tomas

Todo el sistema político, incluidos varios dirigentes del espacio político al que todavía pertenezco, se han apresurado a decir que las ocupaciones de tierra son delito. Algunos incluso han sostenido su posición con afirmaciones que atentan contra la dignidad de familias pobres, desesperadas, que buscan un pedacito de tierra para dejar de padecer el hacinamiento, porque no pueden pagar más el alquiler de la piecita o porque directamente están en la calle. Otros, sin llegar a tales extremos, buscan cubrirse de los huevazos mediáticos poniendo adelante el cuerpo de algún “ocupa”. Se lavan las manos.