Ley Yolanda, es una especie de Ley Micaela ambiental

Cátedra Libre "Ing. Horacio Giberti | El Senado dio media sanción, por unanimidad, al proyecto de "ley Yolanda", que establece la capacitación obligatoria en materia ambiental para todos los integrantes de los tres poderes del Estado, de manera similar a la «ley Micaela » sobre violencia de género.

La iniciativa, que ahora deberá ser tratada en Diputados, recibe el nombre de Yolanda Ortiz en homenaje a quien fue la primera mujer en Argentina y en América Latina en ocupar un cargo relacionado con la temática.

El proyecto nació de un grupo de jóvenes que trabajan para prevenir el cambio climático en San Luis. Una senadora puntana impulsó la Ley en el Senado, donde logró media sanción por unanimidad, y ahora buscan una aprobación rápida en Diputados.

Así como la Ley Micaela vino a capacitar a cada área del Estado argentino sobre cuestiones de género, ahora la Ley Yolanda buscará hacer lo propio en materia ambiental. Una iniciativa nacida en San Luis que logró media sanción en el Senado y se prepara para una «aprobación rápida» en Diputados.

El 5 de junio fue el Día Internacional del Ambiente y el momento elegido por la senadora nacional por San Luis, Eugenia Catalfamo, para presentar en la Cámara Alta un proyecto de ley que busca capacitar a los tres poderes del Estado en cuestiones ambientales.

La iniciativa surgió de un grupo puntano de la organización nacional «Jóvenes por el Clima», fue tomada por la concejal Julieta Ponce como proyecto para la capital de San Luis, se presentó en el Senado provincial y finalmente llegó al Congreso Nacional de la mano de la senadora del Frente de Todos. «Lo presentamos en un día especial para mostrar la necesidad imperante de que nos formemos en materia ambiental. Vemos que no tenemos conocimientos suficientes para pensar y desarrollar iniciativas de Ley que tiendan a cuidar nuestra casa común.

Si eso pasa en el ámbito legislativo, nos preguntamos cómo será en el Ejecutivo, que debe aplicar políticas concretas en ese sentido, y en el Judicial, que debe hacer cumplir la ley. Por eso queremos que los tres poderes del Estado puedan actuar con perspectiva ambiental», dijo Catalfamo.

Es la senadora más joven – tiene 33 años e ingresó a la Cámara a los 30, edad mínima permitida para ejercer el cargo-. «Eso me da la responsabilidad de trasladar las demandas de las juventudes a un ámbito tan tradicional, que tiene un promedio de edad de legisladores de 56 años. Todas mis iniciativas tienen esa mirada y esta, en particular, me parece que demuestra cómo los más jóvenes tomaron el activismo ambiental como bandera », agregó.

La ley toma el nombre de Yolanda Ortiz, fallecida en 2019 y reconocida por ser la primera mujer en Argentina y en América Latina en ocupar un cargo en la materia. Asumió como secretaria de Ambiente en 1973, en la segunda presidencia de Juan Domingo Perón. «Es muy valioso darle un reconocimiento a su lucha», expresó la autora del proyecto Eugenia Catalfamo

Espera que la iniciativa que impulsa pueda ser sancionada antes del final de las sesiones ordinarias 2020. «Se aprobó por unanimidad en el Senado porque no se trata de un proyecto políticamente conflictivo y contamos con el apoyo de la vice presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Estamos trabajando con Leonardo Grosso (diputado del Frente de Todos), titular de la Comisión de Ambiente de la Cámara, para que a fin de año se apruebe y en 2021 todas las áreas del Estado estemos hablando con conocimiento sobre el medio ambiente», explica.

«El proyecto tiene mucho que ver con las actividades productivas. Necesariamente, la industria y el sector productivo tendrán que amoldarse a esto. Sé que es lo que más va a costar, pero es imprescindible », expresó Catalfamo, que asegura que iniciativas de este tipo pueden traer soluciones a catástrofes como los incendios que siguen activos en distintas provincias argentinas. «Si la actividad que desarrollamos a diario no va en consonancia con el cuidado del ambiente, tendremos un gravísimo problema con el paso de los años», consideró.

Catalfamo mencionó hechos como «la industrialización, la deforestación, la agricultura a gran escala, situaciones que no están alejadas de nuestro país, fenómenos extremos como las sequías, las lluvias persistentes, la contaminación de las aguas o los incendios forestales».

«Es fundamental promover una verdadera conciencia ambiental, sobre todo en los funcionarios que deben definir las políticas públicas», subrayó la puntana, y aseguró que esta ley «va a tender un puente entre los tres poderes del Estado y la comunidad científica para fomentar el trabajo en equipo».

«La ‘ley Yolanda’ no es el punto de llegada, sino el punto de partida, de base, sobre la educación ambiental. Necesitamos conocimiento para garantizar la calidad de nuestras políticas públicas», manifestó.

El proyecto

La iniciativa que en su artículo 1° establece que tiene como objeto garantizar la formación integral en perspectiva de desarrollo sostenible, apoyada en valores sustentables y ambientales para las personas que se desempeñen en la función pública, propone capacitaciones obligatorias para todas las áreas estatales sobre los siguientes ejes: concepto del desarrollo sostenible y contribución de los objetivos de desarrollo sustentable nacionales, gestión de residuos sólidos urbanos, cambio climático, problemáticas ambientales, recursos naturales y biodiversidad, eficiencia energética, derecho ambiental, economía circular e impacto ambiental de las políticas públicas.

En su artículo segundo establece la capacitación obligatoria en la temática de desarrollo sostenible y ambiente, para todas las personas que se desempeñen en la función pública en todos sus niveles y jerarquías.

Además, establece que la autoridad de aplicación será el Poder Ejecutivo Nacional a través de la «Comisión Asesora de Educación Ambiental del Consejo Federal de Medio Ambiente» (Cofema) y fija un plazo de 90 días entre su sanción y la puesta en marcha de las formaciones para que se delineen los conceptos generales que se expondrán en esos encuentros. Los encargados de desarrollar y elegir las temáticas deben tener en cuenta los aportes de organizaciones de la sociedad civil –como Jóvenes por el Clima- y la comunidad científica especializada en materia ambiental en Argentina.

Cada programa deberá contar como mínimo con temáticas sobre gestión de residuos sólidos urbanos; cambio climático; problemáticas ambientales; recursos naturales y biodiversidad, eficiencia energética, derecho ambiental, economía circular, impacto ambiental de las políticas públicas, así como otros que sean desarrollados y co-creados con las organizaciones de la sociedad civil que cuenten con una sólida trayectoria en el trabajo del desarrollo sostenible.

Establece además que cada organismo deberá incluir en su página web un acceso desde donde la sociedad civil pueda hacer seguimiento del grado de cumplimiento de cada uno de los poderes del Estado. En esta sección, dentro de las páginas webs, se identificarán las/os responsables de cada organismo de cumplir con las obligaciones abarcadas en esta ley.

Por último, indica que «las personas que no realicen las capacitaciones serán notificadas en forma fehaciente» y establece que «el incumplimiento dará lugar a una sanción disciplinaria respectiva donde la autoridad de aplicación deberá hacer pública la falta de compromiso a participar en la capacitación en su página web».

«Siempre nos ponemos a disposición de las organizaciones para que nos hagan llegar propuestas como esta que buscan

cuidar a toda la población», concluyó Catalfamo, y adelantó que el Ministerio de Ambiente de la Nación trabaja con la misma organización juvenil en la puesta en marcha de un proyecto de educación ambiental que transmita estos conceptos en la currícula escolar argentina.

Homenaje a la pionera Yolanda Ortiz

El presente proyecto de ley lleva el nombre de la tucumana Yolanda Ortíz, Doctora en Química, quien lideró la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano creada por Juan Domingo Perón en los años ’70; destacándose también por ser la primera mujer en ejercer un cargo de semejante investidura en América Latina, expresa en el primer párrafo de la fundamentación del proyecto.

Su gran innovación fue incorporar la perspectiva ambiental en la industria, estableciendo sus principios y lineamientos de trabajo a partir de la visión de Perón expresada en lo que se conoce como su «Mensaje ambiental a los pueblos y gobiernos del mundo» de 1972.

Tras su regreso a la Argentina, Perón decide crear esta nueva Secretaría e integrarla en la estructura del Ministerio de Economía, dependiente de José Ber Gelbard. Esta decisión reflejaba el pensamiento de Perón en la materia, donde el problema ambiental era un problema económico. Esta decisión, sin embargo, fue resistida por varias de las áreas de trabajo que dependían del Ministerio.

Tras la muerte de Perón y el derrocamiento de Isabel Perón, debió exiliarse en Venezuela, donde trabajó en la Universidad Simón Bolívar. Permaneció allí por seis años.

Yolanda Ortíz fue pionera en plasmar el paradigma de complejidad e integralidad del ambiente, siguiendo activamente estos temas hasta sus 87 años de edad, presidiendo la Organización Gubernamental «Centro Ambiental Argentino - Cambiar» que ella fundó y siendo asesora ad honorem en la Secretaría Nacional de Ambiente y Desarrollo Sustentable y del Consejo Federal de Medio Ambiente.

Sostenía la idea principal de que no es posible trabajar individualmente en ecología, porque es el colectivo el que tiene que llegar al bien común dada su complejidad.

En su homenaje, el espíritu de ésta ley se basa en brindar herramientas conceptuales y competencias para la construcción de un paradigma de desarrollo ecosistémico para la transformación de los actuales patrones de producción y consumo.

Print to PDF without this message by purchasing novaPDF (http://www.novapdf.com/)

 

28 de octubre de 2020

Noticias relacionadas

Elisabeth Mohle. Hace meses que vemos repetirse las imágenes de territorios en distintas provincias argentinas bajo...
Marina Aizen. A 10 años de la sanción de la Ley de Protección de Glaciares, Marina Aizen cuenta cómo se...

Compartir en