Con las reservas de Ecuador congeladas en el extranjero, las cosas se están acercando demasiado para la comodidad en casa

Katiuska King


Sin moneda propia, Ecuador está esterilizando sus recursos acumulando reservas mientras el Gobierno promueve la austeridad. El país debe asegurarse de que las políticas sociales no se vean afectadas negativamente por la acumulación de fondos, explica  Katiuska King  (Universidad Central del Ecuador).

Guillermo Lasso inició su mandato presidencial en mayo de 2021 y casi de inmediato inició un rápido despliegue de vacunación contra el Covid-19, que puede considerarse un éxito. La campaña se dio en un contexto, establecido por el gobierno anterior, de acceso lento y privilegiado, donde sólo los considerados importantes tenían acceso a las vacuna. A junio de 2022, el   80% de los ecuatorianos han sido completamente vacunados contra el coronavirus.  

Sin embargo, ese logro se vio ensombrecido por la débil recuperación de la economía ecuatoriana en comparación con el promedio regional latinoamericano de 5,9%  y el abandono al que fue sometida la salud pública, tanto del personal como de los hospitales. Aunque el nuevo Gobierno apostó por la vacunación para estimular la recuperación económica, 2021 cerró con un crecimiento del 4,2%, muy por debajo de las necesidades del país, mientras que el PIB había caído casi un 8% en 2020.

Esto puede explicarse, en parte, por la continuación de los lineamientos económicos derivados del acuerdo de fondo ampliado (AFE) que el Gobierno ecuatoriano firmó inicialmente con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en marzo de 2019. En 2021, se aprobaron dos importantes acuerdos con el FMI relativos a las normas legales. Uno, el proyecto de ley de desarrollo económico, incrementó la recaudación tributaria y permitió la regularización de activos en el exterior, mientras que la llamada defensa de la ley de dolarización, esterilizó recursos para mejorar la acumulación de reservas en una economía sin moneda propia.

Este proyecto de ley ilustra uno de los principales problemas del FMI y de las autoridades ecuatorianas anteriores: su incomprensión de una economía que utiliza una moneda externa: el dólar estadounidense. En consecuencia, Ecuador no tiene una política de tipo de cambio, lo que significa que no puede devaluar ni aumentar el valor de su moneda. Irónicamente, las naciones mantienen reservas de divisas precisamente para las operaciones que Ecuador no puede implementar. En el caso de un tipo de cambio real, la única variable en la que el país puede intervenir parcialmente es la inflación, que va en aumento debido al incremento global del costo de los productos, problemas en la cadena de suministro y la invasión rusa a Ucrania.

Políticas de ajuste estructural

Si bien se invierten recursos en el exterior por más de US$ 9 mil millones y se recaudan nuevos impuestos de grandes empresas y personas de alto poder adquisitivo, estos no han sido destinados a la salud pública u otras necesidades sociales críticas. Esto es resultado de las políticas de ajuste estructural que Ecuador sigue impulsando a pesar de lo que la pandemia ha puesto de relieve a nivel mundial: la necesidad de un Estado fuerte que observe los problemas de salud e informalidad, todos ellos muy comunes en América Latina.

Esta restricción intencional de recursos demuestra que no es posible simplemente vacunar e ignorar la eventualidad de otras enfermedades y problemas sociales. Además, medidas como la reducción gradual del Impuesto a la Salida de Divisas y su eliminación para las transacciones con tarjeta de crédito hasta US$ 5000 y la remoción de aranceles desconocen que, a partir de diciembre de 2021, la balanza comercial no petrolera volvió a deslizarse hacia territorio negativo. Parece que las necesidades del sector externo están, nuevamente, dejadas de lado debido a los altos precios del petróleo. Las políticas económicas de Guillermo Lasso han mostrado un pobre manejo de la situación, como sucedió con el diagnóstico del FMI.

A pesar del cumplimiento por parte del Gobierno del acuerdo con el FMI, los indicadores de éxito definidos por este acuerdo no han mostrado una respuesta positiva. El riesgo país de Ecuador cerró en 871 puntos básicos en 2021 frente a los 721 anteriores previo a que Guillermo Lasso asumiera el poder. La situación económica del país no es buena: la recuperación del empleo es lenta y ocurre cuando un problema no mejora. La migración aumenta sobre todo en el contexto de necesidades materiales y escasez de mano de obra en Estados Unidos. Aumentan los reportes de ecuatorianos que intentan cruzar la frontera entre México y Estados Unidos, y Ecuador cerró el 2021 con un saldo migratorio negativo de 92 mil personas.

Medidas que podrían mejorar la economía 

En un país sin moneda propia, la repatriación de capitales se vuelve crítica para mantener el régimen cambiario que necesita dólares y no puede emitirlos. Irónicamente, las remesas de los migrantes nuevamente alivian la necesidad de divisas. Para mejorar esta situación, algunos colegas ecuatorianos, entre los que me incluyo, estamos proponiendo un medio alternativo de repatriación de capitales a través de las regulaciones del sistema bancario internacional .

Estas regulaciones bancarias se conocen como las reglas de Basilea II, II.5 y Basilea III y se han implementado en diversos grados en los países de América Latina. Las normas bancarias de Basilea suponen que el capital regulatorio sería de un mínimo de 10,5% o superior, que puede ser utilizado para evitar salidas de capital a través de mecanismos de aplicación de los nuevos requisitos. Dichos instrumentos se presentan en nuestra propuesta de economía dolarizada: regulación integral condicionada, junto con líneas de liquidez que promuevan la repatriación de capitales. 

La necesidad de estos mecanismos es clara, ya que con la aprobación de la Ley de Desarrollo Económico, ahora es posible regularizar activos en el exterior. Por lo tanto, es probable que Ecuador vea ventas extranjeras falsas registradas por empresas locales para aprovechar los beneficios fiscales y de otro tipo, un concepto definido como la cocacolonización de los ahorros, que he explorado en un artículo reciente publicado por la CEPAL .

Por otro lado, el Gobierno pretende mejorar la situación económica mediante el otorgamiento de concesiones. Específicamente la minería a cielo abierto a gran escala. Sin embargo, atraer este tipo de inversión para promover el crecimiento podría empeorar el problema; esta es una actividad con pocos encadenamientos, poca generación de empleo y altos costos conflictivos. Amenaza las fuentes de agua indispensables para la soberanía alimentaria, que se ha vuelto cada vez más importante e incluso vital durante la pandemia y, en última instancia, es una de las ventajas económicas de Ecuador.

Ecuador hoy

Mantener las políticas de ajuste estructural está impactando en el presente un tanto desalentador del Ecuador, dado que el panorama económico tiene consecuencias a nivel social, político e institucional. Con una gobernanza diferente, la falta de oportunidades de empleo podría haberse resuelto parcialmente utilizando las reservas internacionales a pesar de las evidentes necesidades sociales. Como resultado, hay un aumento de la migración, la polarización y la violencia.

Parte de esa polarización se refleja en las decisiones de la Asamblea Nacional. Dado que el partido de Lasso es una minoría política, y gracias a un sistema político fuertemente sesgado a favor del poder presidencial, solo se ha aprobado una legislación económica durante su administración a través de un proceso conocido como el Ministerio de la Ley. La legislación financiera tiene un plazo de 30 días para ser considerada por el Congreso. Si la propuesta no se modifica dentro de ese plazo, se aprobará tal como llegó. Este escenario fue desencadenado por la falta de acuerdo en la Asamblea Nacional gracias a la abstención del bloque legislativo del expresidente Rafael Correa.

Esta crisis institucional y social no es de menor importancia. Escándalos financieros dentro de la policía y las fuerzas armadas y el intento de asesinato de una madre  cuyo bebé murió en consecuencia. Este caso estuvo vinculado al impago de alimentos, y es uno de los ejemplos recientes que revelan las grietas en las instituciones de la fuerza pública.

Las protestas que duraron 18 días contra el alto costo de vida, promovidas por el movimiento indígena, demuestran el descontento ante las penurias de los ecuatorianos. Si Ecuador quiere mejorar su economía, debe considerar soluciones como el uso de políticas fiscales para hacer frente a las necesidades sociales y la repatriación de capital. Aun así, al mismo tiempo, debe controlar que el país no termine en una cocacolonización del ahorro.

- Katiuska King, es profesora e investigadora de la Universidad Central del Ecuador. Es Doctora en Estudios del Desarrollo por la Universidad del País Vasco y fue Ministra Coordinadora de Política Económica de Ecuador entre abril de 2010 y octubre de 2011.

 

blogs.lse - 5 de julio de 2022

Noticias relacionadas

Katiuska King y Juan Belikow. Hechos que antecedieron
Juan Elman. El país está por convertirse en uno de los más violentos del mundo. Sufre, entre otras cosas, una...

Compartir en